De una merienda en un Vips al altar.

Buenas tardes familia.

¡Por fin! El blog ha vuelto.

No sé las veces que me lo habéis pedido, y desde que soy mamá me ha resultado realmente complicado sacar el tiempo para dedicar un post semanal a cada una de mis novias, peeeero… aquí estamos de nuevo.

Si acabas de llegar, te invito a que te quedes.

Puede servirte para inspirarte si tu boda se acerca. Puede servirte para revivir tu boda, o para revivir la boda de alguna amiga.Puede servirte para desconectar del estrés de la semana,para leer cómo es el making off de una novia o conocer cómo son esos nervios antes de ir al altar…

Y si eres de las que llevas meses diciéndome que para cuando vuelvo, GRACIAS por esperarme, y por animarme de nuevo a reservar este rinconcito dónde estamos de tú a tú.

He elegido a Yolanda para reabrir esta etapa por la complicidad que sentí con ella desde el minuto uno.

Minuto uno que para mi fue un TIERRATRAGAME,porque ella venía a conocerme al local pequeñito y yo tenía una prueba de novia que se alargaba por momentos. No por nada, sino porque cuándo me dejáis hacer, me es muy difícil estar pendiente del reloj, y al final , como la prueba es ilimitada,pasa lo que pasa.

Aún así Yolanda lo entendió,aceptó mi invitación a merendar al Vips,y estuvimos hablando de cosas de bodas y cosas externas.Y me sentí como en casa,hablaba con ella de cosas de mi vida como si estuviese hablando con mi vecina de toda la vida.

No nos volvimos a ver hasta el momento prueba. Ella tenía muy claro cómo quería el pelo: recogido desenfadado, con volumen y medio-bajo. Trajo con ella el tocado ( maravilloso , por cierto. ) y al colocarlo fue como la guinda del pastel.

Para ella el maquillaje tenía que ser natural : » Pero vamos Maca, que me caso. Que es una vez en la vida, así que que algo se note». Y yo para mis adentros pensé…¿Cómo no se va a notar con ese brillo tan mágico que tienes en los ojos?. El resultado fue bonito, pero el día B. Superamos las expectativas con creces.

Era una boda que se brindaba emotiva ( como si alguna se librase, pero esto por demás) así que en el momento que pude hacerle su facial pre-boda, aproveche para que se relajase lo máximo posible. Hicimos tratamiento hidratante,pulidor y nutritivo.

El día de la boda, su sonrisa iba por delante.

Me parece maravillosa la «belleza de la novia» porque pasa un poco como con las embarazadas…estáis tan contentas que poco más hace falta añadir.

Os dejo con las fotos que realizó estudio ZOE,para que os hagáis una idea de lo que os cuento.

Yolanda usó dos vestidos,y yo no sé cuál es mi preferido.

Gracias por dejarme subir las fotos, por compartir conmigo nuestra última charla y por dejar en mi corazón un trocito de la magia que traes contigo.

Os deseo lo mejor en la etapa más importante de vuestra vida,seguro que lo hacéis maravillosamente bien.

Con amor,

Maca.